Catorce habitaciones en el oasis de Maspalomas

27 octubre, 2020
14 Views

Catorce habitaciones en un fin de semana son una cifra más que discreta para un gran complejo vacacional, pero en el hotel con el que se inició el turismo en Maspalomas (Gran Canaria) hace medio siglo marcan un “cambio de dinámica” que ilusiona a su plantilla de cara a la temporada invierno, la más importante del año para Canarias.
Son las reservas que se han activado en el Hotel Riu Palace Oasis desde Alemania, Austria y Suiza desde que el jueves pasado el Instituto Robert Koch retirara la etiqueta de “destino de riesgo” a Canarias, la comunidad española con menos incidencia de coronavirus en este momento y también el destino que, tradicionalmente, buscan millones de europeos durante el invierno por su buen tiempo.
“Estamos ilusionados”, reconoce a Efetur Raúl Henríquez, subdirector del Oasis, uno de los cinco hoteles (sobre un total de 18) que la cadena española ha mantenido operativos en Canarias desde que terminó el estado de alarma, se reabrieron fronteras y el sector hizo su primer intento por salir del “cero” en el que lleva sumido desde mediados de marzo como consecuencia de la pandemia.

Evitar la  cuarentena

Abandonar la “lista negra” alemana sobre la covid-19 tiene un efecto práctico inmediato: los alemanes que decidan viajar a Canarias ya no tendrán que guardar cuarentena cuando regresen a su país, una medida que disuadía cualquier viaje y cuya desaparición parece haber animado también a otros clientes germanohablantes, como los austriacos y los suizos, a visitar Canarias.
“Confiamos en volver a una cierta normalidad en la temporada alta”, señala Henríquez, mientras espera en la recepción del Oasis a que lleguen y se registren las primeras familias alemanas.

Raúl Henríquez, subdirector del hotel Riu Palace Oasis Maspalomas. Efetur/Elvira Urquijo A.

Raúl Henríquez, subdirector del hotel Riu Palace Oasis Maspalomas. Efetur/Elvira Urquijo A.

En Canarias, Alemania es el segundo cliente más importantes del sector turístico (el primero en islas como Gran Canaria o Fuerteventura). Más de 2,7 millones de turistas de ese país eligieron las islas para pasar sus vacaciones en 2019, mayoritariamente en la temporada de invierno, que comienza el 1 de noviembre, cuando nadie más puede seguir ofreciendo sol, playa y buena acogida en un radio de cuatro o cinco horas de vuelo.
Este otoño-invierno, Canarias no solo es un oasis de buen tiempo. Las islas encaran esta temporada alta con la tasa de incidencia acumulada de la covid-19 más baja de España, 81 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, tras haber contenido los brotes que dispararon las cifras durante el verano. Alemania tiene 101; Austria, 205; y el Reino Unido, Suiza y la España peninsular están por encima de 350 casos.
En el Riu Palace Oasis solían estar llenos, o casi, a estas alturas del año, con un 80 % de habitaciones ocupadas por alemanes. Este fin de semana, su ocupación ronda el 33 %, con clientes españoles, nórdicos y luxemburgueses. Con la reapertura del mercado alemán, su plantilla confía en que las cifras comiencen a remontar.
Los hoteles de esta firma que han seguido abiertos este verano, como los de otras cadenas, tienen en marcha más de una docena de protocolos específicamente pensados para un entorno sanitario como el actual y con el que ofrecen seguridad a sus clientes.

De Viena a Maspalomas, como cada año

Es el caso de Leopold y Brigitte Piffl, que han regresado a Gran Canaria como cada año a finales de octubre, que se sienten “muy contentos y afortunados” por viajar de nuevo.
Los Piffl son austriacos, viven cerca de Viena y van a pasar cinco semanas en Maspalomas, en el sur de Gran Canaria. No les exigieron ningún test para venir a Canarias, pero ellos se hicieron una PCR antes de volar y se lo repetirían “sin problema” a su regreso si fuera necesario.
La familia Tosner, con sus dos hijos, ha apostado también por Gran Canaria para sus vacaciones de una semana. Esta familia suiza, que ha volado a la isla desde Viena, está muy contenta por poder viajar.
La suya, reconoce, ha sido una reserva de “última hora”, hecha el pasado jueves. Su opinión sobre los test de detección de la covid-19 es diferente: ellos se pensarían viajar si les obligaran hacerse una PCR.
Huberta Heinzel llega con su hijo a Gran Canaria en un viaje de una semana de duración organizado por dos familias con seis miembros en total, aprovechando las vacaciones de otoño que tienen los niños.
En su caso, han decidido viajar a Canarias por el clima y porque es uno de los pocos destinos sin restricciones y con el que no están obligados a guardar cuarentena a la vuelta.
Huberta Heinzel se siente “muy feliz” de estar en la isla, ya que estaban a la espera de que se levantasen las restricciones para poder viajar.
Aunque no le han exigido pruebas PCR para poder disfrutar de estas vacaciones, ella asegura que la obligación de hacerse un test no influiría en su elección: los Heinzel han elegido Gran Canaria por su buena temperatura y las playas de la isla.

The post Catorce habitaciones en el oasis de Maspalomas appeared first on EFEtur.

Read More

Leave a Comment