El Consumidor 2021

Por Lic. Eduardo J. Hesse, consultor de empresas.

3 noviembre, 2020
18 Views

Tal como el 11 de septiembre de 2001, con la aparición del Covid-19, el mundo cambió. Pero este cambio que apareció repentinamente fue distinto ya que no solo vino a modificar nuestra forma más segura de vivir sino también la forma de elegir qué, cuánto y la forma de comportarnos con lo que consumimos. A ésta nueva era la están llamando ya la ‘Era Covidiana’ que de momento y hasta que no se descubra su antídoto, llegó para quedarse.

Veníamos de una etapa en el mundo que según las encuestas en países industrializados sufrían en un aproximado 80% el “burnout syndrom” y como indica el consultor mexicano Carlos ‘Master’ Muñoz, la tendencia que se observa es que a futuro será la de obtener mejor calidad de vida teniendo como prioridad la riqueza de tiempo que se trasladará en una vida más balanceada y saludable y en general la gente no querrá volver al pasado marcado por situaciones laborales de stress, embotellamientos en las calles, largas jornadas laborales y largos trayectos desde y hacia sus trabajos y demás cuestiones con las que se lidiaban día a día.

Toda esta situación ha derivado en comportamientos de consumo más simplificados e inteligentes. Veamos algunas de sus características más marcadas:

1.     La exigencia en la calidad de entregas: se requerirán entregas de menos tiempos de espera, más inmediatez, y sin errores. Quienes puedan lograr apuntar a este importante KPI, podrán diferenciarse notoriamente.

2.     Consumo más consciente: en cuanto a temas medioambientales y de marcada tendencia con beneficios personales y sociales. Esta Pandemia nos ha despertado mayor consciencia social en cuanto a que debemos cuidarnos entre todos y al medio ambiente. La salud se ha convertido en un tema prioritario.

3.     Se analizará más detalladamente en qué invertir: Al haber más tiempo de análisis, se buscarán alternativas que nos den mayor calidad de vida. Y más en países como el nuestro en donde las alternativas de proteger el valor de nuestro dinero cada vez observamos tiene más restricciones.

4.     Experiencias digitales: mayor interactividad en plataformas como Instagram, Netflix, Amazon Prime y su uso a través de herramientas como la Apple TV, Consolas de juegos (Play Station, etc.). Por consiguiente, las marcas quienes puedan realizar aportes en este sentido, serán quienes obtendrán mayores ventajas competitivas y utilidades diferenciadoras.

Habiendo enunciado resumidamente este nuevo escenario, es que me atrevo a realizar algunas sugerencias aplicables a todo tipo de organizaciones y emprendedores de todos los rubros:

1.     Utilizar a los llamados “Influencers” ó líderes de opinión no solo como una herramienta publicitaria, sino para que interactúen con los consumidores y sean los “detectives” que puedan identificar en ellos qué es lo que quieren, que anhelan y que buscan consumir.

2.     Idear herramientas que sigan facilitando el acceso a productos y servicios, es decir, desarrollar nuevas plataformas, apps para celulares, etc. en donde puedan darse a conocer, y permitan que el cliente interactúe. Hoy en día hasta las empresas de la industria petrolera están desarrollando canales B2C (Business-to- Clients) en donde facilitan las compras, y tienen herramientas de pago alternativas para clientes.

3.     Apuntar a complementar cada bien y servicio y relacionarlo con algún aspecto o elemento saludable. Por ejemplo, desde la composición de sus materias primas que puedan ser por ejemplo productos reciclables, hasta ofrecer servicios complementarios que sumen para el cuidado personal.

4.     No perder de vista nunca quienes son nuestros nuevos competidores y poner mayor atención al análisis de nuestra cadena de valor y análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas). Cada día más vemos la creación de nuevos negocios de alta calidad potenciados por emprendedores independientes y muy inteligentes, que si no los tenemos en cuenta, se puede poner en riesgo alguno de los negocios en los mercados en los que las empresas establecidas ya operan.

Estas ideas son apenas un intento sucinto de análisis de ésta nueva normalidad que nos toca vivir, con el fin de contextualizar las nuevas demandas y comportamientos que ya empiezan a tener los consumidores y que impactarán fuertemente en 2021. Para que las tengamos en cuenta y se puedan plasmar en los planes de negocios para el año que viene.

Leave a Comment