“EL VINO ME CAMBIÓ LA VIDA”

22 diciembre, 2018
329 Views

Por Berenice Zamora (*) (Especial para Turismocero)

“Comencé a interesarme por el vino muchos años atrás. Mi pasión fue creciendo muy rápido. El vino me atrapo totalmente.

Comencé a buscar información en linea para aprender, libros y revistas, ya que el trabajo que tenía en esos momentos era muy absorbente y no me daba tiempo de tomar algo presencial.  Encontré una escuela de Gastronomía en Miami que daba cursos en línea.

Ese curso fue para mí una confirmación de que yo quería realmente involucrarme en el mundo del vino.

En ese entonces tuve la oportunidad viajar a España y lo primero que hice al llegar fue buscar una escuela que ofreciera un curso presencial, quería estar rodeada de los expertos que me compartieran de su conocimiento.

Estas dos experiencias cambiaron mi vida.

Un antes y un después de mis gustos por el vino.

Me di cuenta que no solo quería aprender para disfrutar de una copa de vino (como era mi primer objetivo). Realmente quería dedicarme a trabajar de esto.

Se me hacia un sueño como la gente podía hacer de esta pasión su trabajo.

Viviendo el vino todos los días, catando, disfrutando y compartiendo.

Finalmente una cosa te va llevando a la otra y decidí hacer el certificado de Sommelier.

Porque todos vemos el vino de diferente manera, ¿Cierto?

Mucho se habla de que el vino es solo para gente que sabe del tema.

¿Acaso has escuchado que es elitista, difícil de elegir, de aprender, etc?…

Sin embargo bajo mi experiencia cada vez hay más campañas y personas referentes en el tema que ayudan a acercar a la gente a este fácil y divertido mundo del vino.

Los ojos con los que yo veo al vino es de una manera 100% amigable.

No encuentro otra manera de verlo, ya que en mi camino recorrido solamente me ha traído experiencias muy placenteras y he podido conocer a grandes amigos.

El vino como la bebida más noble otorga para tus momentos de soledad o en compañía, paz, alegría, creatividad, relajación, inspira a la conversación, pero principalmente te dará felicidad.

Te enlisto mis creencias principales, si te identificas con algunas podemos seguir construyendo  nuestra amistad de winelovers!  Qué alegría estar del otro lado y compartir contigo.

Mis creencias sobre el vino:

En el vino no hay formalidad, solo es para disfrutar.

Creo y valoro todo el trabajo que hay detrás de una copa de vino.

El vino te conecta a la tierra, la naturaleza, la cultura, la geografía, el arte y la historia.

No siempre el vino más caro es el más bueno.

La comida sabe mejor con un vaso de vino.

El vino desarrolla la memoria sensorial.

El vino es divertido.

El vino es un buen acompañante y buen testigo.

Los viñedos son pequeños paraísos.

Las conversaciones se vuelven intimas si entre nosotros hay una copa de vino.

Detrás de un vino siempre habrá una gran historia.

Creo que la mejor botella es la que compartes.

Oler un vino te transporta a profundos recuerdos.

Creo en los beneficios del vino en la salud.

Creo por el contrario, que pasar los límites del consumo perjudica más a la salud.

Creo en el consumo con moderación y en la responsabilidad de nuestras acciones.

Nada con exceso, ámate la vida y ámate a ti primero.”

(*) La autora es Sommelier  y, en palabras textuales nos dice: “Ayudo a los curiosos y amantes del vino a crear experiencias de relajación y ocio, viajando entre viñedos del mundo, descubriendo sensaciones y aromas, y valorando los momentos que mejoraran tu calidad de vida.”