Golpe a la aviación y al bolsillo

Por Jesus Meneses Lopez. Alumno ICAPA.

26 mayo, 2020
491 Views

En los últimos meses el mundo se ha hecho una recurrente pregunta ¿Que sucederá cuando volvamos a la normalidad? Ya que vemos un paradigma de incertidumbre en cada área de nuestra sociedad, al menos en un corto o mediano plazo. Más aun, en áreas como el turismo, siendo eje fundamental dentro de esta sociedad globalizada.

Al no poder escapar del mismo cuestionamiento y como instrumento de este mismo factor fundamental, tenemos a la aviación comercial, un medio que como muchos otros ha sufrido una paralización casi en su totalidad y que ha tenido que replantearse así misma en búsqueda de volver a ser atractiva tanto higiénica como económicamente para sus pasajeros, sin sufrir más perdidas de las ya actuales.

Ahora bien, como pasajero tenemos el mismo pensamiento al momento de decidir lo mejor para nuestro viaje ¿Que tanto afectara esta adaptación de las aerolíneas a mi presupuesto como turista? ¿Jugara a nuestro favor o pagaremos los platos rotos causados por el virus?

Por eso, es importante resaltar lo que era la “normalidad” dentro de las ventas de pasajes en nuestro país. Para Martín Romano, country manager de la agencia Atrapalo, “hay que tener en cuenta también que en la Argentina, por cuestiones internas, la demanda de pasajes internacionales ya venía deprimida hace meses y las tarifas para volar al extranjero ya estaban en niveles bajos.”

Tanto así que hasta inicios de mes de abril todavía se podían conseguir ofertas económicas para todo aquel que decidiera embarcarse en la búsqueda, “Respecto de los precios de vuelos internacionales, en Avantrip señalan que, más allá de algunas promociones aisladas, los precios no están bajando. Sí puede ser que, quien busque, encuentre pasajes económicos, porque hay disponibilidad en el segmento más bajo de tickets, pero destinos regalados o a la mitad de precio no” apuntan.

A día de hoy ya la realidad es otra, las aerolíneas ya no buscan vender ni promocionar vuelos, teniendo en cuenta como los pasajeros vieron alterados sus planes frente al nuevo escenario. Enfocándose en gran manera en la atención al cliente de postventa, ya que “Muchos aprovechan y compran y verán después qué hacer, porque la política de cancelación está más flexibilizada”, explica Julián Gurfinkel, cofundador y CMO de Turismocity.

Según comentarios a La Nación, incluso algunas agencias volcaron todo su personal de comercial -habitualmente abocado a generar ventas- a atender reclamos, explicó Francisco Vigo, country manager de Almundo, que calcula que la demanda de contacto creció 350% en las últimas semanas.

Pues bien, ahora si volvemos al cuestionamiento original ¿Como sera esta nueva normalidad? Un factor real como respuesta a esto, es que el mundo aerocomercial tal como se lo conocía no existe más, por lo tanto necesariamente cambiará su ecuación de precios en pro de una tarifa amoldada a las nuevas variantes.

Las pautas sanitarias que cada uno de los países fijará para las compañías, en sintonía con las ya transmitidas, demandará inversiones obligatorias para las empresas en la previa al regreso de los vuelos. Entre estas el distanciamiento social dentro de la cabina del avión, que según un informe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), obligaría a aumentar las tarifas hasta en un 54% ya que reduciría el factor máximo de ocupación al 62%, cuando el punto de equilibrio financiero en la industria es alcanzado, en promedio, con el 77% de la capacidad cubierta (en Latinoamerica de 79%).

Para las lineas aéreas que decidan retomar los servicios, tendrán lugar en un contexto de demanda retraída a nivel global y una suba de costos generalizada a partir de la inflación que crece en países como el nuestro. Donde además en su mayoría las empresas aéreas quedaron con una caja drásticamente menor y con gran cantidad de perdidas arrastradas.

Mas en su contraparte se buscara desarrollar promociones agresivas para incentivar de alguna manera la compra de pasajes en el reinicio de los vuelos, pero sin llegar a ser una oleada de descuentos.”Puede haber alguna tarifa a un precio muy agresivo, pero siempre son pocos lugares en el avión. Un avión no es rentable si vende todos los asientos a tarifa promo”, como se indicó por parte de fuentes cercanas a Air France-KLM al medio iProfesional.

En Argentina, por ejemplo, se dificulta un poco mas esta situación al tener una incidencia por impuestos superior al 40% en el valor total del ticket, lo que ya antes de esta situación hacía difícil aplicar rebajas para la mayoría de los servicios.

A juicio del director general del Centro de Estudios del Transporte para el Mediterráneo Occidental (Cetmo), Òscar Oliver, las compañías que están mejor preparadas para sostener esta situación son, precisamente, las de bajo coste o low cost, porque su estructura de gastos es más reducida.

Pero a pesar de esto aun existen pequeños elementos que dan un mínimo alivio a las lineas aéreas (y a nosotros) en cuanto a los precios de sus pasajes, como lo son los bajos precios del combustible actual, que una vez se pueda operar con los nuevos precios, el sector encontrará una palanca para abaratar sus pasajes más adelante.

Otro elemento para reducir costos -como anunció Norwegian (tercera mayor aerolínea de bajo coste en Europa) en el plan que avaló su recapitalización- pasa por el exceso de capacidad, una de las deficiencias que arrastraba el sector justo antes del coronavirus, donde las empresas buscaran quedarse los aviones más eficientes y se centrarán en las rutas que consideran más rentables.

De esta manera la ecuación de precios poco a poco ira resolviéndose y paralelamente responderá nuestro cuestionamiento inicial, aunque mas allá de llegar a la imposición de dicha tarifa promedio, las aerolíneas deberán trabajar para dar un mensaje de fortaleza y de confianza a todos nosotros sus usuarios, aunque pareciera ir decantándose por un resultado, algo hemos aprendido hasta ahora, y es que nada se tiene por seguro.

Leave a Comment

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com