Londres, Imagine el lugar donde todo esta bien

23 diciembre, 2019
63 Views

Podrán discutirme que The Beatles son de Liverpool pero Abbey Road está en Londres, en las calles londinenses se respira cada uno de los 12 álbumes grabados en estudio y como si fuese una película, cada recorrido por la capital británica podría ser musicalizado por este cuarteto que revolucionó al mundo.

 

Let it be… Dejar ser tanto a la ciudad como al viajante mismo que la visita porque Londres logra transmitir una sensación distinta en cada barrio o distrito en que se esté. En un parpadear uno puede trasladarse al Siglo XVI y creer que William Shakespeare aparecerá diciendo “Ser o no ser”. En Londres, seamos! En otro abrir y cerrar de ojos tal vez veamos a Hugh Grant y Julia Roberts sonriendo en la ya icónica puerta azul de Notting Hills. Y en unas paradas del subte más antiguo aún funcionando, se viaja de las luces incesantes de Leicester Square a la calma de Hyde Park. Dicho esto, tal vez la primera recomendación para esta ciudad sería tomar el Tube –subte- y dejarse llevar.

 

Londres lo tiene todo, incluso en lo que se refiere a recorridos. El visitante puede elegir descubrir cada barrio o puede tematizar su estadía. ¿Cómo? Si le interesa el tenis, puede tomar un tour a las instalaciones de Wimbledon. Si lo suyo es el teatro, podrá elegir recorrer los bastidores del Teatro Nacional, conocer el teatro de Shakespeare, ir a decenas de obras –incluyendo los musicales más nuevos como el de Michael Jackson y Legalmente Rubia o los tradicionales Cabaret y Chicago- o andar tras las letras de Charles Dickens y las invenciones de Benjamin Franklin. Si acaso quisiera conocer el corazón del fútbol, puede ir a todos los rincones del estadio de fútbol del Chelsea. Así sucesivamente con cada interés que uno tenga porque existen muchísimas opciones. Yo he tematizado un día solo y lo hice con el “Jack The Ripper Walking Tour in London”, mi exclusiva motivación fue lo extraña de la propuesta. La idea es caminar los pasos del más famoso asesino serial e ir revelándolo. Uno se introduce en tiempos lejanos y siente como si estuviese en 1888, en la calle del terror.

 

Los parques eternamente verdes son otra invitación de esta ciudad a vivirla de una manera diferente. El Queen Mary’s Rose Gardens en Regent’s Park diseñado por John Nash en 1811 posee más de 400 variedades de rosas con maravillosos nombres como “Adorable mujer” o “Pensando en vos”. En este parque de 166 hectáreas en el corazón de la ciudad, entre Mayo y Septiembre se puede disfrutar de una obra de teatro al aire libre desde alguna de las 1240 butacas que tiene el Auditorio. Otra verde opción es el St. James’s Park que ofrece una de las mejores vistas hacia el Palacio de Buckingham y el famosísimo Hyde Park que no solo tiene más de 4000 árboles y es enorme -142 hectáreas- sino que es la sede de un patio de juegos inspirado en Peter Pan en honor a la Princesa Daiana. Y es en este parque donde también los británicos tienen, desde 1872, el derecho a decir lo que deseen –sin utilizar lenguaje soez, generar debates. Este espacio es conocido como “Speakers’ Corner”.

 

Y ya que estamos en los parques, hay uno que contiene al Palacio de Buckingham y es el Green Park. Es la morada oficial de la familia real británica desde 1837. No se puede salir de Londres sin haber visto la tradición militar del cambio de Guardia Real de la Reina. Ocurre todos los días a las 11.30 hs y dura aproximadamente 40 minutos. El espectáculo también puede ser observado desde los balcones del Wellington Arch, también conocido como Arco de la Constitución.

 

Con tanto esparcimiento, ha llegado el momento de los museos. Londres cuenta con una infinidad de ellos y la mayoría son gratuitos. Un dato importante es que desde fines de la primavera y todo el verano –del Hemisferio Norte!- se encuentran abiertos hasta las 22 hs. Tate Britain es el que nos propone un recorrido por toda la historia del arte inglés ya que cuenta con piezas desde el Siglo XVI hasta el día de hoy. La National Gallery aloja más de 2300 obras desde Leonardo Da Vinci hasta Vincent Van Gogh, Cézanne, Monet, Rembrant, Miguel Ángel, Rafael, Velázquez… Sin dudas es tan obligatorio como el Cambio de Guardia!

 

Otros museos interesantes son: La torre de Londres es el hábitat de las Joyas de la Corona y una de las cosas más importantes para ver es la tradición que lleva 700 años realizándose cada noche: La ceremonia de las llaves que básicamente es cerrar las puertas de la torre y si uno se apunta con tiempo, puede acompañar al guardia en el proceso. The Queen’s Gallery es considerada la ampliación más significativa del Palacio de Buckingham en 150 años. Actualmente exhibe piezas de la Colección Real que incluye obras de Caravaggio, Rubens, Rembrands y Canaletto. Churchill Museum y Cabinet War Rooms es uno de los cinco museos de la Guerra Imperial (Imperial War Museum) y el único museo en el mundo dedicado al líder mundial. Es un complejo subterráneo que fue utilizado durante la Segunda Guerra Mundial como centro de comando de operaciones y control. Se encuentra ubicado en el área de Westminster, con lo cuál puede ser una parada más en el recorrido.

 

Si tanta cultura agobia a más de uno, se puede dispersar con las bien consabidas compras. Londres ofrece desde la tendencia más novedosa hasta grandes mercados de pulgas. Camden Markets: cada fin de semana más de 100.000 personas visitan este mercado y lo convierten en una de las mayores atracciones de la ciudad. Aquí se encuentran los diseñadores independientes y las ropas más originales. Portobello Road Market es considerada una de las ferias de la calle más famosas del mundo y se encuentra en la multicolor Notting Hills y funciona los sábados. Allí se encontrará el mercado de antigüedades, de frutas y vegetales y de pulgas más representativo de Londres. Old Spitalfields Market data de 1638 cuando el Rey Carlos dio una licencia para comercializar “carnes, aves y hortalizas”. Hoy en día es un excelente lugar para ir de compras, rodeado de tiendas independientes que comercializan artesanias y moda. El día más popular de este Mercado es el domingo aunque está abierto de lunes a lunes. Y la opción más tradicional es Harrods.

En Londres no todo es tradición antigua. También está el circuito del “siglo XXI” que incluye el Puente del milenio: un recorrido sobre el Támesis de 350 metros suficientemente alto para que pasaran los barcos pero suficientemente bajo para no tapar la vista hacia la Catedral San Pablo. Fue el primer puente construido para unir la ciudad en más de 100 años. Tate Modern: es un museo que fue construido en el año 2000 y exhibe solo arte moderno. Picasso, Matisse, Dalí, Ernst y Miró tienen su espacio asegurado junto al arte conceptual y minimalista o frente al Pop Art de Andy Warhol y Lichtenstein. London Eye: esta vuelta al mundo gigantesca que se alza a 135 metros de altura, cumple 10 años y ofrece a los 15.000 visitantes diarios varias opciones para disfrutarlo. Se puede elegir por una vuelta tradicional, una maridada con champagne Pommery o un crucero por el río de 40 minutos.

Es hora de ir cerrando esta nota y por eso el Big Ben es el lugar ideal. Antes de ello, un último paseo por las maravillas que rodean al río Támesis. Shakespeare Globe: espacio dedicado al gran escritor en las cercanías del lugar originario en el que sus novelas fueron creadas. St. Paul’s Cathedral es una catedral gótica que fue reconstruida en 1675 luego de que un gran incendio la devastara. Su domo es el segundo más grande del mundo, luego del de la Catedral de San Pedro –Roma. House of Parliament: el corazón del gobierno inglés fue construido en 1078 como palacio de Guillermo el Conquistador y transformado en Parlamento en 1512. Tuvo que ser reconstruido en el sXIX y en 1860 el famoso reloj dio su primer tic-tac.

Queda mucho por ver y decir de Londres, falta visitar Trafalgar Square y La Columna para subir hasta su cima tras los 311 escalones de la escalera en forma de caracol. Tampoco hemos caminado por el London Bridge –el original fue construido por los romanos en el 46 d.C, luego fue quemado varias veces incluyendo el Gran Incendio de 1666 que afectó a gran parte de la ciudad. El actualmente utilizado fue terminado de erigir en 1973. Pero por ahora, necesito una pausa y sentarme a beber el tradicional 5 o’clock tea. Así que para despedirme de la ciudad de las ladies y los gentelmen, tomaré un curso en el UK Tea Council para descrubrir todo lo que hace de ésta, la hierba fundamental de las mesas inglesas.

 

Cómo llegar: Acceder a la ciudad requiere realizar una escala ya sea en capitales europeas o ciudades americanas. British Airways viaja vía San Pablo, Lufthansa lo hace a través de Frankfurt. Lan: paradas posibles San Pablo, Nueva York, Miami. Alitalia tiene un stop en roma y Aerolíneas Argentinas en Madrid.

Si ya se encuentra en Europa puede tomar un tren, el Eurostar que cruza a través del Eurotunel y desde París se tardan 2 horas 15 minutos.

Dónde alojarse: como toda gran ciudad, Londres ofrece el alojamiento que el visitante desee. Desde Hoteles 5 estrellas hasta Bed & Breakfast y departamentos en alquiler. Si se busca ir de compras y no caminar cargado: The Langham, un cinco estrellas vecino a las calles Bond y Regent. El London Marriott Hotel Marble Arch, ubicado en Hyde Park en una de las alternativas para el que desee un hospedaje de excelente calidad y ecológico. Si se busca un hotel romántico o con estilo, The Halkin reúne ambas condiciones ya que cada piso se encuentra tematizado –y su gastronomía ha recibido una estrella Michelin.

Dato importante: si visitará muchos museos, exhibiciones y tomará excursiones, le sugerimos comprar el London Pass: visita 55 atracciones, muchos de ellos sin tener que hace fila. Recuerde que en esta ciudad la cultura manda y puede acceder sin cargo a varias atracciones.

Dónde comer: los británicos no tienen fama de una cocina de excelente nivel pero en todos lados hay excepciones. En The Ritz se vive el tradicional 5 o’clock tea –reservas con 4 semanas de anticipación!. El restaurant más antiguo de Londres es Rules que sirve gastronomía tradicional desde 1798. Rhodes 24 es un distinguido restaurant en el edificio más alto de Londres y desde el cual se aprecia toda la ciudad. Su chef Gary Rhodes ha sido premiado con estrella Michelin. Si se quiere sorprender con la propuesta, existen muchas ofertas temáticas y con estilos diversos. Nosotros elegimos Beach Blanket Babylon ya sea en Notting Hills o en Shoreditch porque la decoración es asombrosa y la cocina excelente y la carta de vinos exquisita.

Si el cansancio lo permite, vale la pena esperar hasta la última campanada en los pubs que anuncian el cierre del mismo.

Clima: el clima puede ser impredecible. Los londinenses suelen llevar un paraguas y anteojos de sol como si fuese el mismo documento de identidad. La temperatura media en verano es de 20° aunque se pueden vivir olas de calor. El otoño y la primavera son benévolos y la amplitud térmica es menor: entre 11° y 15°C. El invierno no suele ser nevado y la temperatura –habitualmente- no lleva a bajo cero.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com