Rutas del vino de Argentina

26 noviembre, 2019
195 Views

La Argentina es un país de buenos y variados vinos, algo por lo que somos reconocidos en el mundo entero. El corazón de los viñedos -como también se sabe- está en la región cuyana que comprende las provincias de La Rioja, San Juan y Mendoza.

Los caminos del vino son amplios y llegan a Catamarca y Salta entre otras provincias y regiones que no excluyen a la Patagonia. Todos ellos están abiertos a la curiosidad del turismo. Los ingteresados pueden visitar bodegas y viñedos en circuitos perfectamente organizados. La excusa es buena, además, para conocer mejor las ciudades, pueblos y maravillosos paisajes de estas privilegiadas regiones.

 

La Rioja.

La principal zona vitivinícola de esta provincia está en el Valle de Chilecito. Allí funciona una cooperativa cuya producción representa el 60 por ciento de la producción local. Últimamente surgieron nuevos polos productivos, entre ellos Chañarmuyo, situado en una zona serrana al norte de la provincia. Las principales variedades cultivadas son Torrontés riojano Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet franc y Syrah. En La Rioja pueden visitarse las bodegas y los viñedos de Chilecito y Chañarmuyo, al pie de la cadena del Paimán, todo entre coloridas cuestas y pintorescos poblados. Hay en las cercanías ríos donde puede pescarse pejerreyes y truchas, museos históricos, algunos rastros del paso por la región del caudillo Facundo Quiroga. La cooperativa La Riojana está en Chilecito y posee cuatro mil hectáreas en viñedos. Es la bodega más importante de la zona y fue construida por los abuelos de los dueños actuales. Puede ser visitada todos los días, sin previo aviso, de 9 a 16.

 

San Juan.

Es una provincia que históricamente se ha dedicado a la producción de vinos de mesa. Pero desde hace unos diez años la industria vitivinícola está en plena reconversión con vistas a la elaboración de vinos finos y de alta gama. Las posibilidades que brindan el suelo, el clima y la renovada tecnología son muy diversas. Las nuevas bodegas están muy tecnificadas y allí se elaboran vinos de calidad mundialmente reconocida. Se destacan en especial los vinos Syrah, sumamente frutados y expresivos, aunque también hay muy buenos Boyarda, Viognier, Sauvignon blanc, Pinot gris, Torrontés y Malbec entre otros. Las bodegas están equipadas con vasijas de acero inoxidable, refrigeración computarizada, barricas de roble para guardar vinos y enólogos muy bien entrenados. Se pueden visitar las bodegas de Callia, al pie del cerro Pie de palo, en Caucete. También la Santiago Graffigna, a diez minutos de la ciudad y San Juan de Cuyo, ubicada a quince minutos del centro. Es muy recomendable visitar el museo del vino Santiago Graffigna, inaugurado en 2003. De paso puede visitarse a fondo la ciudad capital, donde está la casa natal de Sarmiento y varios museos relacionados. La ciudad de Caucete se ubica al centro y sur de la provincia. Posee una importante infraestructura turística y comercial. Su nombre (tehuelche) significa la tierra donde él mora.

 

Mendoza.

Es -como se sabe- la provincia del vino por excelencia. Desde julio de 2005 fue clasificada como una de las ocho capitales del vino por la red internacional Great wine capitals. Posee 150 mil hectáreas cultivadas con vid y más de mil bodegas donde se producen diez millones de hectolitros de vino anuales. Antiguamente las bodegas eran espacios integrados a los hogares, donde solía haber una galería sombría o un galpón de adobe en el fondo de la propiedad. La uva era pisada con los pies: de ahí nació el vino patero que ahora se produce en el norte del país. Algunos de los lugares más destacados en la producción de vino son Valle de Uco, Luján de Cuyo y Maipú.

Las principales variedades producidas son cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot y Syrah entre muchas otras. Se pueden visitar bodegas en la ciudad y en los alrededores. Salentein, en el Valle de Uco, es especialmente recomendable. Queda en Tunuyán y ostenta una arquitectura imponente. Otras bodegas que conviene conocer son la de Alta vista, la de la familia Zuccardi y muy especialmente la de Lagarde, en la bella localidad de Luján de Cuyo, próxima a la hermosa villa de Chacras de Coria. Luján posee tres fincas, una de ellas centenaria, con vistas a la cordillera. Cerca de ahí está el museo Fader, una antigua casona de la familia Giñazú que guarda 52 obras originales del gran pintor francés, “nacionalizado” mendocino.

 

CÓMO LLEGAR

 

A La Rioja. En avión por Aerolíneas Argentinas (www.aerolineas.com.ar).

En ómnibus con Chevallier y General Urquiza entre otras empresas. En auto el viaje dura diez horas por ruta 9 hasta Córdoba y desde allí por ruta 38. A San Juan. Hay vuelos de Aerolíneas Argentinas y Latam. En ómnibus con Chevallier y 20 de Junio. A Mendoza se puede volar por Aerolíneas Argentinas, Latam, FlyBondi y JetSmart.

DÓNDE ALOJARSE

 

En La Rioja. Posada de Chañarmuyo Estate. Las tarifas rondan los cien dólares con media pensión. También la hostería del ACA, en Chilecito. Los hoteles suelen ofrecer visitas a las bodegas, cabalgatas y canoas. En San Juan. Hoteles del Bono Park en la ciudad capital. También el Alcazar, situado en el corazón de la ciudad. Las tarifas van desde 403 a 775 pesos.

En Mendoza. Hotel Carlos Pulenta wines & La Bourgogne. Está situado a quince minutos del centro. Cavas Lodge, está en Agrelo. Las tarifas de junio a septiembre van desde los 290 a 460 dólares.

 

QUÉ HACER

 

En La Rioja visitar la ciudad y las bodegas y plantaciones mencionadas. No puede faltar una visita al Chilecito y a Chañarmuyo. A las bodegas se puede ir en auto propio o alquilado. Las distancias no son grandes y en las empresas productoras de vino el circuito está muy bien organizado. En San Juan además de las bodegas nombradas conviene detenerse en el museo del vino Santiago Graffigna. Presenta los escenarios de la vitivinicultura del siglo XIX. Posee maquinarias y herramientas antiguas, libros, fotografías y hasta una cinemateca para proyecciones especiales.  La capital provincial es un encantador y fértil oasis rodeado de cordones montañosos.

La casa donde vivió Domingo Faustino Sarmiento es monumento nacional y vale la pena ser visitada. Cuenta con nueve salas en las cuales pueden admirarse reliquias, muebles, fotografías, medallas, periódicos de la época y libros escritos por el gran sanjuanino en versiones originales. En Mendoza las posibilidades turísticas son casi infinitas. Ya se mencionó a las bodegas principales, pero, además de ellas, conviene visitar el museo del vino de la bodega La Rural. Está en el departamento de Maipú, a 16 kilómetros de la capital mendocina. Allí se pueden observar las primeras herramientas utilizadas por los toneleros, vasijas de barro cocido de la época colonial, libros y catálogos enológicos, elementos de laboratorio, etcétera. El espacio Killka está frente a la bodega Salentein y pertenece a ella. Exhibe pinturas originales de Carlos Alonso y esculturas de Marta Minujin. Tunuyán es el principal centro del Valle de Uco. Allí se cosechan manzanas, membrillos, duraznos, ciruelas y nueces.

 

 

OTRAS PROVINCIAS

EN LA RUTA DEL VINO

 

Salta

 

La principal zona productiva es los Valles Calchaquíes, situados a una altura media de 1.600 metros sobre el nivel del mar. En la región se destaca especialmente la ciudad de Cafayate, donde se hacen vinos intensos, únicos en su estilo.

 

Catamarca

 

La producción vitivinícola se concentra en el Valle de Fiambalá, situado al oeste de la provincia, a 300 kilómetros de la ciudad capital. Las bodegas en general están orientadas a la producción de vinos finos.

 

Córdoba

 

Colonia Caroya es el corazón de la producción de vinos. Allí se utiliza una una original de tipo “chinche” que da origen a deliciosos vinos artesanales.

 

Neuquén

 

La capital del vino es San Patricio del Chañar, una zona rodeada de yacimientos prehistóricos en los que abundan fósiles de dinosaurios. De ahí que al circuito turístico se lo denomine “de los vinos y los saurios”. Las bodegas neuquinas conforman un verdadero centro turístico, con restaurantes y spa en las viñas.

 

Río Negro

 

La principal zona productiva de la provincia es el Alto Valle de Río Negro, con bodegas, alojamiento y buenos circuitos para realizar.

 

Los vinos

 

Cabernet Sauvignon. Posee deliciosos aromas frutales, lo cual le confiere gran cuerpo, sólido y a la vez frágil al saborearlo. Sus matices violáceos son característicos y con el envejecimiento adquiere mayor distinción y elegancia.

 

Malbec. De agradable sabor se distingue por su color púrpura. Posee una textura que al paladar produce una sensación de rusticidad y ligera aspereza. La zona más pujante y expandida en esta variedad es Maipú, en Mendoza.

 

Torrontés. Es un vino blanco, emblemático de la provincia de La Rioja. Su color es amarillo claro con reflejos verdes; su perfil aromáticos es muy delicado y recuerda a rosas, manzana verde, ananá y melón. Es un vino fresco y agradable.

 

Syrah. Es un vino refinado, sabroso y de cuerpo liviano. En nuestras latitudes es ideal para acompañar pollo asado, hamburguesas y pizzas.

 

Algunas distancias

 

Desde Buenos Aires a La Rioja 1.100 kilómetros.

Desde Buenos Aires a San Juan 1.119 kilómetros.

Desde Buenos Aires a Mendoza 700 kilómetros.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com